Blog de Escritura de Guiones
Publicado el por Courtney Meznarich

Cómo Crear un Horario de Escritura que Funcione para Ti con el Ganador del Emmy Ricky Roxburgh

¿Es la procrastinación el mayor enemigo de un guionista? En orden de más a menos perjudicial, considero que la procrastinación está ahí arriba junto con las dudas y los bloqueos creativos. Sin embargo, la buena noticia es que tenemos soluciones para todos estos desafíos y tu único trabajo es implementarlas. Paso uno: crea un horario de escritura que puedas cumplir. Sinceramente creo que todos los escritores necesitan uno si toman en serio el hacer las cosas y mejorarlas. ¿Y sabes qué? Tengo la opinión de un experto ganador de un Emmy para respaldarme.

“Si alguien decide hoy que quiere ser guionista, lo primero que le diría es que lo trate como si acabara de conseguir un nuevo trabajo. Y le diría que fije un horario".

Ricky Roxburgh es escritor de Disney Television Animation y un reciente ganador de un Emmy. Forma parte del equipo responsable de programas como “Tangled: The Series” y la película “Saving Santa”.

“Escucharás un montón de cosas como, oh, solo diez minutos al día. Cinco minutos por aquí o por allá. No hagas eso", dice Roxburgh". Aparta al menos un par de horas y haz que se convierta en algo regular”.

Ricky nos reveló en una anterior entrevista que practica escribir durante más de cuatro horas al día, aparte de su trabajo de escritura regular. Y si bien este horario exacto quizás no funcione para ti, debes hace tu propio horario de escritura y cumplirlo.

Esta es la razón por la que debes hacer tu propio horario de escritura:

  1. Hazte responsable

    Nadie te va a controlar, especialmente si no estás en la nómina de alguien. Un horario te hace responsable. Bueno, ¿tus amigos quieren ir a cenar? Lo siento amigos, debo escribir. ¿Hay un nuevo programa de televisión en Netflix? Está en demanda por una razón. Un horario no te permite poner excusas, porque si faltas al trabajo, faltas al trabajo. Y tú sabes lo que pasaría en un trabajo de verdad si perdieras tu turno.

  2. Hazlo oficial

    Hay muchos escritores que luchan contra la duda y sufren el síndrome del impostor. Y aunque te sientas como si no fueras un "verdadero escritor", estoy aquí para decirte que se trata de una afirmación tonta, una completa basura. Piensa en qué te haría sentir como un profesional y entiende que sea lo que sea (un trabajo remunerado, tu nombre en las marquesinas) podría suceder en un momento dado si estás preparado para aprovechar la oportunidad. Eres un verdadero escritor y un horario para escribir guiones te convierte en ello. También te ayuda a prepararte para el día en que estés en la nómina de alguien.

  3. Practica

    Un horario de escritura de guiones te obliga a practicar la escritura incluso cuando no quieres, cuando no te sientes bien o cuando estás cansado, o cualquier otra excusa que se te ocurra ese día. Estás perfeccionando tu arte de escribir con regularidad mientras das una patada a la procrastinación.

  4. Termina algo

    Nada se siente mejor que terminar algo que comenzaste. Roxburgh se recompensa a sí mismo con tres días de descanso cuando termina un proyecto. Un horario de escritura de guiones te ayudará a calcular exactamente cuánto tiempo te llevará terminar el guión, siempre y cuando te ciñas al plan.

  5. Encuentra alegría y orgullo en tu trabajo

    Imagina a tus amigos y familiares preguntándote si escribiste algo esta semana y podrás decir que escribiste durante 20 horas o cinco días, o que terminaste 30 páginas. Te sentirás orgulloso de haber logrado tus metas y encontrarás alegría en mostrarlo.

Entonces, ahora que estás convencido, ¡estás listo para hacer un horario de escritura de guiones!

Aquí te enseñamos cómo hacer tu propio horario de escritura:

  1. Determina cuándo tu mente está más fresca.

    ¿Eres un amante de la noche o de la mañana o eres un guerrero escritor de medio día?

  2. Establece una cantidad de tiempo y sé realista.

    Tal vez puedas dedicar una hora al día, o tal vez dos horas al día, tres días a la semana. Tu horario de escritura no tiene que ser el mismo todos los días, pero si lo es, eso podría ayudar a mantener las cosas consistentes para ti. Y no olvides que todo el mundo necesita días de descanso. No sobrecargues tu horario, o será menos probable que te atengas a él y lo más seguro es que sufras de agotamiento.

  3. Deja de lado tu teléfono. Apaga tu wi-fi.

    Y no me digas esa excusa de "¡pero es una investigación!". No, no es investigación. Es procrastinación disfrazada de investigación y no es productiva. Si no sabes el nombre de algo, el periodo de tiempo o la palabra correcta, resalta esa sección en tu guión y vuelve a ella más tarde cuando hayas hecho tiempo a propósito para ello.

  4. Haz que tu horario de escritura sea claro y práctico.

    No solo hablo de horas y días. Debes planificar exactamente en qué vas a trabajar cada día, ya sea en una investigación (ver arriba), 20 páginas, 1 000 palabras, notas en 10 páginas, o reescribir tu primer acto. Haz que el objetivo sea algo que puedas alcanzar para que te sientas realizado durante la sesión de escritura planeada, y así sabrás exactamente en qué trabajarás durante la próxima sesión planeada. La guionista Ashlee Stormo es una maestra en esto. Mira su video sobre un día en su vida para ver un ejemplo en la vida real de esta práctica.

  5. Fija una fecha de entrega para todo tu proyecto.

    ¿Intentas completar un corto para finales de mes? O tal vez, se acerca la fecha límite de un concurso de guiones. Si planeas cuidadosamente lo que vas a lograr en cada día de escritura programado, podrás ver claramente cuándo es la fecha de finalización y cumplirla.

  6. Utiliza pegatinas de estrellas y un calendario.

    Sé que es infantil, pero ¡funciona para mí por muchos motivos! Me doy una estrella si sigo mi rutina de ejercicios, consumo tres vasos de agua, o completo al menos una tarea en mis proyectos secundarios. Es una forma visual de ver lo bien que te va con los objetivos que te has marcado y se siente TAN bien ver una estrella en cada día de tu planificador o calendario. Ahh, ¡avancé! Si bien vivo y muero por el calendario de Outlook de mi iPhone, es bueno tener un calendario físico para anotar tus metas y mantenerlo en un lugar que puedas ver todo el tiempo.

“Trátalo como un segundo trabajo o un trabajo a tiempo completo si puedes”, concluye Roxburgh.

Hi-ho, hi-ho,

Comentarios